La paz

La paz no anhela nada.

La ví en un estanque que reflejaba la bondad zarca del cielo.

Las vacas entraban y salían

Y no le hizo nada.

La paz no anhela ni cosa.

La escuché en la boca de una anciana

Que contaba lo bueno de su vida.

La rodeaba guerra

Y no le cambió nada.

La paz no anhela dirección.

La ví corriendo al mar

Y se llevó mis ansias

Como si fueran salmón rosado.

Quizás regresarán.

La paz no espera nada.

La ví en la calle y andaba recta

Sobre los pies hermosos

Rumbo al zócalo a escuchar la música

De la gente que se quiere.

La paz no le toca a nadie

Sin que lo sane.

La ví en mi corazón y brindaba los mejores deseos.

El infierno no la puede tocar.

Katherine Shipp

Anuncios